Toros de Leyenda

El pasado 31 de mayo, en la Maestranza de Granada, “Cortesano”, perteneciente a la ganadería de Daniel Ruiz Yagüe, fue indultado tras ser solicitado por unanimidad por toreros, taurinos y público asistente. En nuestra sección de noticias de toroslidia.com, publicamos que “Cortesano”, número 31, nacido en mayo de 1998, de pelo negro y con un peso dado en la báscula de 598 kilos, fue lidiado en sexto lugar por David Fan-dila “El Fandi”, que obtuvo simbólicamente los máximos trofeos. Ahora hemos querido, por boca de su criador, Daniel Ruiz Yagüe, ahondar en tres aspectos: qué le pareció el comportamiento del toro, a qué genealogía responde y cuánto va a marcar en la evo-lución de esta ganadería, cuyos éxitos recientes la sitúan en una de las más codicia-das por las figuras.

¿Qué virtudes tuvo “Cortesano”?

Tuvo todas las que entiendo por la perfección en un toro. “Cortesano” salió rematando en los burladeros, con el rabo empinado; luego embistió pronto, con fijeza y mantuvo un comportamiento a más, metiendo la cara, humillando… Ese toro tuvo todo: la clase junto a la chispa, que es muy difícil de conseguir porque normalmente el toro con clase suele carecer de chispa, de emoción en la embestida.

Hay que añadir que al toro se le realizaron los quites correspondientes.

Sí, al toro le hicieron quites El Juli, Paco Ojeda y El Fandi. Después lo banderilleó El Fandi, que tuvo que saludar tras colocar el segundo par, y hubo un momento en el que al toro le faltaba plaza. Daba la sensación de que había un toro muy importante en la plaza: humillando, yendo a más. Después de indultarlo, El Fandi le dio tres o cuatro circulares de rodillas mientras el toro tomaba la muleta igual que un león. Otro dato a valorar es que la lidia duró más de los 20 minutos que suele durar ¿”Cortesano” es mejor, o distinto que “Puñalero”, el toro lidiado el pasado año en Valencia, al que se le pidió el indulto?

Bueno, lo que puedo decir es que coincide en el mismo tipo de embestida, puesto que “Puñalero” y “Cortesano” son familia por parte de padre. El padre de “Cortesano” era hermano del padre de “Puñalero”, por lo tanto en el comportamiento de ambos queda-ron reflejados los caracteres. También a “Puñalero” le pidieron el indulto, pero en Gra-nada tuve la suerte de tener un presidente con sensibilidad. Fueron parecidos. Ahora, un aspecto diferencial fue que “Puñalero” se lidió en una plaza de primera (Valencia) y “Cortesano” en una de segunda (Granada). En lo demás no veo diferencias, a los dos les realizaron un montón de quites, eran del mismo se-mental, luego tuvieron el mismo comportamiento. Repito, lo único que variaba era su trapío; “Puñalero”, estaba previsto para Barcelona y, después, por manejar otras com-binaciones fue a Valencia.

Cuando iban a indultar a “Cortesano” ¿le preguntó a usted el presidente?.

No, para nada. La gente comenzó a pedir el indulto, para ser exactos fueron los tore-ros quienes lo pidieron desde abajo. Desde Paco Ojeda y El Juli, hasta llegar a los profesionales que presenciaban la corrida desde el callejón. El presidente no dudó, a mí me dijo que el toro era de indulto y por eso sacó el pañuelo naranja. Además, me dio la enhorabuena, cosa inhabitual en un presidente de una plaza de toros. Además, me comentó que quería seguir la evolución del toro, ir a la finca a ver cómo se recupe-raba. Por el contrario, el toro de Valencia tuvo la desgracia de no encontrarse con un presidente normal, en ese caso presidenta.

Volviendo a “Cortesano”, ¿en qué estado se encuentra ahora mismo el toro?

Lógicamente ha perdido belleza. El toro ha perdido 100 ó 150 kilos, está ya mejor tras pasar 2 ó 3 días muy difíciles en los que yo pensaba que se moría. Afortunadamente luego se ha recuperado, gracias al veterinario que lo está cuidando y curando, que es José Luis Algora, el toro va a estar listo en 2 ó 3 meses. Creo que hemos tenido suer-te, pues teniendo en cuenta que recibió un puyazo que produjo hacia dentro muchos destrozos, la herida ha ido evolucionando favorablemente, pese a que contábamos con el problema de que este tipo de trayectorias no pueden drenar, por lo que hubo que ponerle una especie de sonda para limpiar la infección.

¿Se le echarán vacas?

Sí, en noviembre le echaré un lote.

¿Va a ser probado en función de los productos que dé?

Primero habrá que probarlo para ver cómo va, aunque el toro viene de una reata ex-traordinaria. Su madre y su padre tienen el hierro mío, pero la abuela y el abuelo tie-nen el hierro de “Jandilla”. Ten en cuenta que el abuelo es un toro, número 62 – no sé si vivirá aún – que me dejó a mí, Fernando Domecq Solís, cuando llevaba la ganadería de “Jandilla”, y luego el toro fue regresado a la finca cuando Borja (Domecq Solís) lle-vaba ya la ganadería. Este toro, número 62, del año 1985, se llamaba Zíngaro y esta-ba herrado con el hierro de “Jandilla”. Es decir, el abuelo vía materna y paterna del toro “Cortesano” es el mismo. ¿Usted cuántos años lleva trabajando en la ganadería?

Llevo lidiando desde el año 1991, con lo de “Jandilla”. En ese año ya lidié, con muchí-sima suerte, una novillada; y en 1992 ya vine a San Isidro, con un cartel de figuras, y así hasta hoy, gracias a Dios.

¿”Cortesano” ayuda a consolidar la idea de ganadero que tiene Daniel Ruiz?

Es el toro que deseas criar, lo que pasa es que sale de uvas a peras, pues tener el toro de Granada como un patrón pienso que por muy bien que dé el toro no va a pro-ducir con regularidad un hijo así. Es mucha suerte reunir esas cualidades y que, ade-más, el torero esté dispuesto, que la plaza esté llena…. son circunstancias que ayu-dan, sin duda, a conseguir el indulto.

Cree que seleccionando con hembras y machos de una ganadería “madre”, con el paso del tiempo se puede llegar a tener un encaste propio.

No. Yo, por ejemplo, estoy echando toros de “Jandilla” desde 1987 y todos los semen-tales que hoy tengo son hijos de esta ganadería. Daniel Ruiz no ha inventado nada, lo que hizo fue comprar un lote de becerras a la mejor ganadería de España, con inde-pendencia de la amistad que me una a Borja y Fernando Domecq y, a partir de ahí, he tenido suerte. Esa casa tuvo un fenómeno llamado Juan Pedro Domecq y Díez, cuya afición y visión fueron impresionantes. Lo único que he hecho ha sido continuar con el tipo de toro de esa casa, que es el que a mí me gusta. Yo creo en el origen más que en el individuo.

Pero a pesar de la calidad del tronco, no es fácil hacer una ganadería.

Mi suerte es ser muy amigo de Fernando Domecq Solís. Ello me ha permitido estar en infinidad de tentaderos con él. Tengo mi punto de vista como aficionado, que coincide en un muy alto porcentaje con el suyo. Pero es importante orientar tu propio criterio de selección sobre este encaste y no pensar que estás seleccionando una vaca de otro.

¿Qué es lo que le queda para esta temporada?

Santander, el 24 de julio, Albacete, Zaragoza, Málaga y una corrida más de lo que vaya quedando.

Hay algún toro cuya familia sea la misma que la de “Cortesano”

Pues sí, casi todo viene de ahí. Hermanos de padre del toro de Granada hay este año entre 8 y 9, uno de estos creo que irá a Santander.

por Toro Bravo [01/09/2002]
Fotos: Archivo 6TOROS6


Ministerios Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente Ministerio de Educación, Cultura y Deporte