Un centenar de ganaderías de la Unión afectadas por cautela para control lengua azul

COMUNICADO DE PRENSA

UN CENTENAR DE GANADERIAS DE LA UNIÓN AFECTADAS POR
LAS MEDIDAS CAUTELARES PARA EL CONTROL DEL BROTE DE LENGUA AZUL

Madrid, 15 de octubre de 2004

La medida adoptada por las Autoridades Comunitarias de prohibir el despacho y exportación de animales vivos, su semen, embriones y óvulos de las especies susceptibles de la enfermedad de lengua azul (ovino, caprino, vacuno y rumiantes salvajes) de un radio de 150 kilómetros alrededor del foco (detectado en Jimena de la Frontera), afecta a seis provincias andaluzas: Cádiz, Málaga, Sevilla, Huelva (comarcas de Palma del Condado y Ayamonte), Córdoba (comarcas de Lucena, Montilla y Posada) y Granada (Alhama de Granada y Loja). Estas medidas se adoptan sin perjuicio de que la Junta de Andalucía, con competencias en esta materia, pueda ampliar de forma cautelar el radio de actuación. Esta Junta de Andalucía publicará una Orden el próximo lunes, estableciendo las medidas sanitarias que considere oportunas.

A día de hoy se ven afectadas unas 100 ganaderías de la Unión de Criadores, considerando el radio de 150 kilómetros alrededor del foco. A pesar de que la proximidad del invierno interrumpirá la posible transmisión de la enfermedad al desaparecer los mosquitos, es difícil hacer una valoración hasta que no se obtengan resultados del programa de vigilancia, y se reúna el Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal de la UE prevista el próximo día 19 de octubre.

Ya está establecido un programa de vigilancia que consiste fundamentalmente en muestreos de animales vivos en explotaciones centinelas y trampas de mosquitos en diversas Comunidades Autónomas. En principio se plantea la vacunación de ovino y caprino, y se descarta la vacunación del vacuno. La vacunación se efectuará frente a los serotipos diagnosticados.

Traslados y movimientos
El traslado interno de animales y su esperma, óvulos y embriones a partir de las zonas restringidas, se podría efectuar siempre y cuando se cumpliera que los animales vivos estuvieran protegidos del ataque de culicoides durante: cien días anteriores al traslado como mínimo, o 28 días anteriores al traslado y haberse sometido a dos pruebas serológicas negativas (ELISA) con un intervalo no inferior a siete días entre cada prueba, procediéndose a la primera prueba al menos 21 días después del ingreso en la planta de cuarentena, o catorce días anteriores al traslado y haberse sometido a 2 pruebas (PCR) con resultados negativos con un intervalo no inferior a siete días entre cada prueba, procediéndose a la primera prueba al menos siete días después del ingreso en la planta de cuarentena.

Los animales vacunados podrían moverse dentro del territorio nacional y no podrían salir de España, siempre y cuando se cumplieran los siguientes requisitos:

1) Que estuvieran vacunados contra los serotipos circulantes entre 30 días y 1 año antes de la fecha de traslado.
2) El programa de vigilancia tendría que demostrar el fin de la transmisión del virus 60 días antes del traslado.
3) El programa de vigilancia de vectores tendría que demostrar el fin de la actividad de culicoides adultos en la zona de destino (problema importante, pues tenemos culicoides por toda nuestra geografía).

Características de la enfermedad
La enfermedad conocida como Lengua Azul o Fiebre Catarla Ovina es una enfermedad vírica de carácter estacional, no contagiosa, que afecta a los rumiantes (especialmente al ovino) y no al hombre, y que se transmite por mosquitos del género Culicoides. Este mosquito, que tiene dos ciclos de actividad, primavera y otoño, se convierte en portador del virus al picar a individuos infectados y en transmisor al picar a otros animales sanos. Se trata de un mosquito abundante en la cuenca mediterránea.

En el caso del vacuno la enfermedad se manifiesta entre 60 y 80 días después de la infección y es mortal en menos del 5% de los casos. Entre los síntomas destacan la fiebre, salivación abundante, hinchazón y congestión de las mucosas orales, lesiones en pezones, abortos y lesiones en pezuñas.

La enfermedad se diagnostica en animales vivos a través de análisis de sangre y existe una vacuna que inmuniza a los animales y ayuda junto con otras medidas sanitarias, a evitar la propagación de la enfermedad. Existen varios serotipos del virus, con lo cual, la vacuna debe ser específica para el serotipo o serotipos diagnosticados.

Las autoridades sanitarias españolas tienen experiencia reciente en combatir esta enfermedad, pues ya fueron extinguidos dos brotes en las Islas Baleares en los años 2000 y 2003.

Otros países del área mediterránea han sido afectados recientemente: Italia (2000-2003), Isla de Chipre (2003), Israel (2003), Isla de Córcega (Francia) (2003-2004) y Marruecos (2004).


Ministerios Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente Ministerio de Educación, Cultura y Deporte