La Mesa del Toro, la UCTL y la Fundación Internacional Julián López ayudan al fomento de la Fiesta entre los pequeños

   

La Escuela taurina de Arganda, entidad que forma parte de la Fundación Internacional Julián López ‘El Juli’, clausuró el miércoles su curso 2008/2009 en la ganadería de Sotillo Gutiérrez (asociada a la Unión de Criadores de Toros de Lidia), propiedad del ganadero y Secretario General de la Mesa del Toro, D. Juan José Rueda.

La Mesa del Toro quiso estar presente en un acto que no se quedó en una labor de campo,  sino que supuso un claro ejemplo a favor del fomento de la Fiesta, acercando a los más jóvenes al mundo del toro e intentando que ese deseo de querer ser torero crezca día a día.

Uno de los profesores de la Escuela de Arganda, D. Francisco Carmona nos expresó esa aspiración “queremos saber cuando el sentimiento de estos jóvenes deja de ser un juego para convertirse en un compromiso real, y comiencen a labrar por si mismos la aventura del querer ser torero”.

El director de la Escuela, y torero D. Julián López ‘El Juli’ dirigió un tentadero de machos por la mañana, donde participaron los alumnos más avezados de la Escuela, y después se procedió a la entrega de diplomas a todos los alumnos. Quienes se mostraban encantados de tener la oportunidad de compartir un tentadero con su “Maestro”.

Una Escuela, la de Arganda, que se encuentra en la finca Feligrés, instalaciones que el mismo D. Julián López ha cedido para este fin, y que se compone de cuatro profesores, o “maestros” como así se refieren a ellos sus alumnos, que se financia económicamente gracias a los fondos donados por el matador, y a los recientes acuerdos de colaboración con el Ayuntamiento de Arganda y con la Comunidad de Madrid.

La Escuela de Arganda es la única escuela privada que existe, y establece tres tipos de grupos de alumnos atendiendo a la destreza que demuestran: Un primer grupo de iniciación, un segundo grupo de un grado medio,  y el tercero, de alto rendimiento. Además, tienen una beca para dos alumnos destacados que provengan de otros lugares de España, en este caso, Patrick Olivier y José Arevalo, quienes ya han hecho su debut con picadores.

Uno de los alumnos, Diego López de Llanos, comentaba mientras uno de sus compañeros probaba una vaca “la Escuela nos enseña a ser toreros y sobretodo a ser personas”, este joven confesaba que “el toro, para mi es el animal más bonito que hay”.

Tras el tentadero, el ganadero abrió las puertas de su casa a la Escuela y ofreció un almuerzo, acompañado por interesantes conversaciones taurinas. En ese momento, D. Julián López ‘El Juli’ confesó sentirse “ilusionado en un proyecto que me motiva, por fomentar y ayudar a los jóvenes toreros”, ‘El Juli’ comparte la idea de la importancia que tiene la divulgación de la Tauromaquia en todos los sectores, y expresó “tanto la Fundación Julián López El Juli, como El Juli apoyamos la Mesa del Toro. El mundo del toro está atravesando un momento difícil, todos tenemos que estar ahí”.

Entre las actividades en las que participa la Fundación Julián López, el toreo enumeró algunas “La Fundación tiene diversos proyectos que depende de ella, como son la escuela taurina, la organización de visitas de colegios a las fincas, certámenes de novilladas, donaciones, etc…”.

La jornada prosiguió con la entrega de las notas de la Escuela taurina, donde los profesores califican las aptitudes y los esfuerzos de los jóvenes para ser toreros. Después de reponer fuerzas, a las siete de la tarde los alumnos se enfrentaron con vacas de Sotillo Gutiérrez, y esta vez, hubo oportunidad para todos.


Ministerios Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente Ministerio de Educación, Cultura y Deporte